La última colección de Karl Lagerfeld para Chanel

La última colección de Karl Lagerfeld para Chanel

La ansiedad era mucha, veríamos por última vez el toque de Karl Lagerfeld  en la semana de la moda de París.

¿Con que nos sorprendería esta vez? cual sería la imagen del último legado que guardaríamos en nuestra retina.

 

El Kaiser  logró fusionar a la perfección la femineidad con el costado masculino que tiene cada mujer, le dio nueva vida al pantalón y la chaqueta y volvió cada una de sus colecciones eternas, de piezas que aún hoy y pasados varios años podrías lucir sin verte pasada de moda. Volvió la moda Chanel atemporal y vigente.

Karl Lagerfeld reinventó y reivindicó el legado de mademoiselle Coco, cuando el se hizo cargo nadie quería usar las prendas Chanel ni en la propia tienda, fue un desafío que se puso como personal, y vaya que logro conseguirlo.

Montando sus grandes escenografías a logrado ser una de las pocas casas que se dan el gusto de tremendas puestas en escena, y saber que ésta sería la última que él había diseñado la teñía de una particular emoción.

Como siempre y desde las estrellas nos volvió a sorprender, la colección creada juanto a Virginie Viard se ha enmarcado en un pueblo nevado dentro del grand Palais, y ha contado con la presencia entre otras de Penélope Cruz.

Este pueblo nevado en el que se enmarco la colección otoño-invierno 2019/2020, ha parecido más idílico aún,donde el grupo selecto al que todos desearíamos pertenecer se termina encontrando.

Una de las prendas destacadas han sido los abrigos funcionales y prácticos, con un largo que juega entre la rodilla y el tobillo.

Estos han jugado con sombrerosen la tipica estampa de cuadros blanco y negro de la casa , hemos visto trajes de chaqueta y pantalón, palazzos, blazers, camisas con jabot y jerseis de cuello volcado.

Texturas cozy en colores neutros, botas de pelo corto, estampas invernales han sido algunas de las apariciones estelares, pero si ya el desfile era histórico faltaba el broche de oro, la pasada de blanco; tops de paillettes, pantalones tiro alto, camisas de manga larga con volantes, faldas impactantes.

Absolutamente todo formó parte de la despedida épica, que robó más de una lágrima y llenó el aire de perfume a emoción y bellos recuerdos.

Hasta siempre Querido Karl.